El síndrome del Intestino Irritable

Sistema Inmune
Melissa
14/12/2022

Blog

El síndrome del Intestino Irritable
Sistema Inmune
Melissa
14/12/2022

El síndrome del intestino irritable (SII), antiguamente llamado colon espástico, colon nervioso o colon irritable, es un grupo de síntomas digestivos, que incluyen dolor o molestias abdominales, acompañados de una modificación en la frecuencia o en la consistencia de las deposiciones, sin ninguna señal visible de daño o enfermedad en el tracto digestivo.

Estos síntomas ocurren durante mucho tiempo, a menudo años, y puede haber períodos de agudización o mejoría. Se ha clasificado en cuatro tipos principales dependiendo de si el síntomas más común es la diarrea (SII-D), el estreñimiento (SII-E), ambos son frecuentes (SII-M), o ninguno de los dos ocurre muy a menudo (SII-NC). Las terminologías que se han acuñado en el pasado para referirse a este síndrome y que aluden al colon están obsoletas y actualmente desaconsejadas, puesto que el trastorno no se limita a este tramo del tubo digestivo.

Es una afectación muy frecuente, especialmente en personas jóvenes, constituyendo en la práctica clínica habitual uno de los principales motivos de consulta tanto en la atención primaria de salud como al especialista de gastroenterología.

Actualmente se sabe que el SII no es un trastorno psiquiátrico ni psicológico. Sin embargo, durante años solo se ha considerado como enfermo aquel paciente en el que se podía demostrar una causa orgánica de sus molestias, mientras que en el resto se aceptaba que presentaban “trastorno de somatización” o “hipocondría“, y estas erróneas creencias continúan estando generalizadas en la actualidad. Los trastornos funcionales producen un gran deterioro de la calidad de vida e incomprensión, incluso superiores a los relacionados con dolencias orgánicas.​ Se ha demostrado que tanto el estrés como los problemas psicológicos o psiquiátricos provocan malos hábitos alimenticios y esta mala nutrición causa diversos trastornos de salud, incluyendo problemas gastrointestinales, y empeora la salud mental, en una especie de círculo vicioso.

Cuadro Clínico – Síntomas

El SII se trata, por lo general, de una afección crónica que acompaña al paciente a lo largo de toda su vida, unas veces con síntomas leves que no los motivan a acudir al médico y otras representan un importante trastorno en su vida diaria.

Los síntomas principales son la presencia de dolor o malestar abdominal que se alivia con la defecación, acompañado de hinchazón abdominal fluctuante, junto con la combinación de alteraciones en el patrón de evacuación.

Los pacientes suelen describir el dolor como de tipo cólico con “retortijones” y de forma característica se alivia, o al menos mejora, con la deposición y/o la expulsión de gases. Aunque se localiza más frecuentemente en la parte inferior del abdomen, también se puede presentar con localización difusa abdominal.

Otros síntomas que lo constituyen son las alteraciones en el ritmo intestinal o con cambios en la forma y consistencia de las heces.

Los pacientes en los que predomina la diarrea suelen presentar heces blandas, semilíquidas o acuosas, con una frecuencia de tres a seis deposiciones diarias, emitidas con carácter de urgencia. Con frecuencia, se manifiesta la necesidad de defecar al despertarse, después de cada ingesta de alimentos o ante situaciones de estrés, momentos en los que la actividad motora del colon es más intensa. No obstante, es excepcional que el enfermo se despierte por la noche con necesidad de evacuar.

Los pacientes en los que predomina el estreñimiento suelen quejarse de un excesivo esfuerzo defecatorio, con frecuencia acompañado de una sensación “frustrante” o de evacuación incompleta. Síntomas tales como sensación de hinchazón, flatulencia o distensión abdominal, son más frecuentes en este subgrupo.

Otros pacientes presentan un ritmo fluctuante en las características de sus deposiciones, en el que se alternan períodos de estreñimiento y diarrea. El moco en las heces es un componente frecuente, con independencia del patrón defecatorio que predomine.

Estos tres patrones de comportamiento (diarreico, con estreñimiento o alternante) pueden no ser estables en el tiempo y tanto los pacientes con un patrón predominante de diarrea, como aquellos en los que predomina el estreñimiento, pueden abocar o cambiar durante su evolución a un ritmo alternante.

Comorbilidad con otras enfermedades El SII suele presentarse en forma concomitante a otras enfermedades con manifestaciones dolorosas tales como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, trastornos de la articulación temporomandibular, dolor pélvico crónico y dispepsia no ulcerosa. Estos pacientes tienden a tener un SII más severo.

La coexistencia de manifestaciones extra-intestinales tales como dolores de cabeza, neblina mental, fibromialgia, fatiga crónica, ansiedad, depresión, etc., resulta de gran utilidad para realizar un correcto diagnóstico diferencial. Actualmente, la presencia de estos síntomas no digestivos es crecientemente reconocida como las señas de identidad de la existencia de una sensibilidad al gluten no celíaca subyacente.

Salud de la Flora Intestinal (ahora llamada: Microbiota Intestinal)

Nuestro intestino es el hogar de más de cien trillones de bacterias de 500 especies diferentes conocidas como flora intestinal. Tenemos 10 veces más células bacterianas que células de nuestro propio cuerpo. Así que si nuestra flora intestinal (microbiota intestinal) no está en buen estado, no gozaremos de buena salud intestinal. Un desequilibrio en la flora intestinal o una sobrepoblación de bacterias malas, levaduras, parásitos o gusanos en el intestino pueden provocar los síntomas de Intestino Irritable, también el uso de antibióticos, esteroides, píldoras anticonceptivas y antiácidos pueden provocar una sobrepoblación bacteriana y de levaduras en nuestro intestino. Nuestra recomendación: 1. Eliminar las bacterias perjudiciales y otros parásitos de tu intestino y repoblar tu flora intestinal con alimentos probióticos como el sauerkraut, kombucha o kimchi y tener un buen aporte de alimentos prebióticos (con alto contenido en fibra) y hacer un análisis de los alimentos que pudieran estar ocasionando inflamación a su intestino, también puede asesorarse con un Nutricionista quien lo guiará de la mejor manera. 2. Como podemos ver, es un gran tema y hay mucho que aprender pero sobre todo estar alerta a los síntomas. Si sospechas que tienes Síndrome del Intestino Irritable, lo ideal es que visite a un profesional de la salud lo antes posible. Referencia: https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_del_intestino_irritable

El síndrome del intestino irritable (SII), antiguamente llamado colon espástico, colon nervioso o colon irritable, es un grupo de síntomas digestivos, que incluyen dolor o molestias abdominales, acompañados de una modificación en la frecuencia o en la consistencia de las deposiciones, sin ninguna señal visible de daño o enfermedad en el tracto digestivo.

Estos síntomas ocurren durante mucho tiempo, a menudo años, y puede haber períodos de agudización o mejoría. Se ha clasificado en cuatro tipos principales dependiendo de si el síntomas más común es la diarrea (SII-D), el estreñimiento (SII-E), ambos son frecuentes (SII-M), o ninguno de los dos ocurre muy a menudo (SII-NC). Las terminologías que se han acuñado en el pasado para referirse a este síndrome y que aluden al colon están obsoletas y actualmente desaconsejadas, puesto que el trastorno no se limita a este tramo del tubo digestivo.

Es una afectación muy frecuente, especialmente en personas jóvenes, constituyendo en la práctica clínica habitual uno de los principales motivos de consulta tanto en la atención primaria de salud como al especialista de gastroenterología.

Actualmente se sabe que el SII no es un trastorno psiquiátrico ni psicológico. Sin embargo, durante años solo se ha considerado como enfermo aquel paciente en el que se podía demostrar una causa orgánica de sus molestias, mientras que en el resto se aceptaba que presentaban “trastorno de somatización” o “hipocondría“, y estas erróneas creencias continúan estando generalizadas en la actualidad. Los trastornos funcionales producen un gran deterioro de la calidad de vida e incomprensión, incluso superiores a los relacionados con dolencias orgánicas.​ Se ha demostrado que tanto el estrés como los problemas psicológicos o psiquiátricos provocan malos hábitos alimenticios y esta mala nutrición causa diversos trastornos de salud, incluyendo problemas gastrointestinales, y empeora la salud mental, en una especie de círculo vicioso.

Cuadro Clínico – Síntomas

El SII se trata, por lo general, de una afección crónica que acompaña al paciente a lo largo de toda su vida, unas veces con síntomas leves que no los motivan a acudir al médico y otras representan un importante trastorno en su vida diaria.

Los síntomas principales son la presencia de dolor o malestar abdominal que se alivia con la defecación, acompañado de hinchazón abdominal fluctuante, junto con la combinación de alteraciones en el patrón de evacuación.

Los pacientes suelen describir el dolor como de tipo cólico con “retortijones” y de forma característica se alivia, o al menos mejora, con la deposición y/o la expulsión de gases. Aunque se localiza más frecuentemente en la parte inferior del abdomen, también se puede presentar con localización difusa abdominal.

Otros síntomas que lo constituyen son las alteraciones en el ritmo intestinal o con cambios en la forma y consistencia de las heces.

Los pacientes en los que predomina la diarrea suelen presentar heces blandas, semilíquidas o acuosas, con una frecuencia de tres a seis deposiciones diarias, emitidas con carácter de urgencia. Con frecuencia, se manifiesta la necesidad de defecar al despertarse, después de cada ingesta de alimentos o ante situaciones de estrés, momentos en los que la actividad motora del colon es más intensa. No obstante, es excepcional que el enfermo se despierte por la noche con necesidad de evacuar.

Los pacientes en los que predomina el estreñimiento suelen quejarse de un excesivo esfuerzo defecatorio, con frecuencia acompañado de una sensación “frustrante” o de evacuación incompleta. Síntomas tales como sensación de hinchazón, flatulencia o distensión abdominal, son más frecuentes en este subgrupo.

Otros pacientes presentan un ritmo fluctuante en las características de sus deposiciones, en el que se alternan períodos de estreñimiento y diarrea. El moco en las heces es un componente frecuente, con independencia del patrón defecatorio que predomine.

Estos tres patrones de comportamiento (diarreico, con estreñimiento o alternante) pueden no ser estables en el tiempo y tanto los pacientes con un patrón predominante de diarrea, como aquellos en los que predomina el estreñimiento, pueden abocar o cambiar durante su evolución a un ritmo alternante.

Comorbilidad con otras enfermedades El SII suele presentarse en forma concomitante a otras enfermedades con manifestaciones dolorosas tales como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, trastornos de la articulación temporomandibular, dolor pélvico crónico y dispepsia no ulcerosa. Estos pacientes tienden a tener un SII más severo.

La coexistencia de manifestaciones extra-intestinales tales como dolores de cabeza, neblina mental, fibromialgia, fatiga crónica, ansiedad, depresión, etc., resulta de gran utilidad para realizar un correcto diagnóstico diferencial. Actualmente, la presencia de estos síntomas no digestivos es crecientemente reconocida como las señas de identidad de la existencia de una sensibilidad al gluten no celíaca subyacente.

Salud de la Flora Intestinal (ahora llamada: Microbiota Intestinal)

Nuestro intestino es el hogar de más de cien trillones de bacterias de 500 especies diferentes conocidas como flora intestinal. Tenemos 10 veces más células bacterianas que células de nuestro propio cuerpo. Así que si nuestra flora intestinal (microbiota intestinal) no está en buen estado, no gozaremos de buena salud intestinal. Un desequilibrio en la flora intestinal o una sobrepoblación de bacterias malas, levaduras, parásitos o gusanos en el intestino pueden provocar los síntomas de Intestino Irritable, también el uso de antibióticos, esteroides, píldoras anticonceptivas y antiácidos pueden provocar una sobrepoblación bacteriana y de levaduras en nuestro intestino. Nuestra recomendación: 1. Eliminar las bacterias perjudiciales y otros parásitos de tu intestino y repoblar tu flora intestinal con alimentos probióticos como el sauerkraut, kombucha o kimchi y tener un buen aporte de alimentos prebióticos (con alto contenido en fibra) y hacer un análisis de los alimentos que pudieran estar ocasionando inflamación a su intestino, también puede asesorarse con un Nutricionista quien lo guiará de la mejor manera. 2. Como podemos ver, es un gran tema y hay mucho que aprender pero sobre todo estar alerta a los síntomas. Si sospechas que tienes Síndrome del Intestino Irritable, lo ideal es que visite a un profesional de la salud lo antes posible. Referencia: https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_del_intestino_irritable

Melissa
14/12/2022
Melissa
14/12/2022

Compártelo:

¿Dudas?

Si tienes alguna duda sobre nuestros productos, proceso de elaboración, envíos o cualquier otra cosa, por favor ponte en contacto con nosotros para asistirte.

Si tienes alguna duda sobre nuestros productos, proceso de elaboración, envíos o cualquier otra cosa, por favor ponte en contacto con nosotros para asistirte.

Los vídeos, articulos o recetas de este canal son solo informativos y divulgativos. De ningún modo pretenden sustituir el consejo médico directo. Si tienes o crees tener algún síntoma, signo o enfermedad descripto en estos vídeos, siempre debes consultar a tu médico de referencia. Nada puede sustituir la relación directa médico-paciente

Únete a nuestra lista de correo y no te pierdas nuestras promociones.

Servicio al Cliente:

Únete a nuestra lista de correo y no te pierdas nuestras promociones.

Servicio al Cliente:
Fermented Freedom © 2024
Fermented Freedom © 2024