¿Pueden las Bacterias Intestinales afectar el Cerebro Humano? Esto es lo que sabemos.

Sistema Inmune
Melissa
14/12/2022

Blog

¿Pueden las Bacterias Intestinales afectar el Cerebro Humano? Esto es lo que sabemos.
Sistema Inmune
Melissa
14/12/2022

Cuando estamos enamorados, tenemos mariposas en el estómago o si los nervios realmente nos golpean antes de hacer un examen, podríamos tener diarrea. Nuestro cerebro y nuestro intestino están en contacto constante a medida que experimentamos experiencias en nuestra vida diaria. El intestino, por ejemplo, envía información al cerebro sobre lo que comemos, si tenemos suficientes nutrientes para mantenernos saludables o si el sistema inmunológico está combatiendo cualquier agente patógeno. Y esa comunicación va en ambas direcciones en una carretera directa llamada nervio vago, que conecta el cerebro y el intestino.

Los científicos han estado estudiando este complejo intercambio de mensajes, el llamado eje “cerebro-intestino”, durante más de 30 años. Sin embargo, recientemente, como colaboradora de GutMicrobiotaforHealth.org, la escritora científica Kristina Campbell y la investigadora Paul Enck del Hospital Universitario de Tübingen destacaron en un nuevo artículo en el sitio web Science Trends : “La imagen se ha vuelto cada vez más compleja con la microbiota intestinal”.

El artículo de Campbell y Enck se centra en los llamados psicobióticos. Es la primera de una serie interesante que abarca una investigación clave sobre el eje cerebro-intestino y la microbiota intestinal, y proporciona una excelente manera de descubrir más sobre éste fascinante campo, a través de contenido que es científicamente riguroso y claramente comprensible para el público .

La microbiota intestinal, la enorme comunidad formada por trillones de microorganismos se ha relacionado con diversos órganos y funciones, así como con el desarrollo del cerebro, al menos en ratones, explican Campbell y Enck en “Psicobiótica” la ciencia de cómo las bacterias intestinales pueden afectar al cerebro humano . Es por eso que los científicos están considerando la idea de manipular el ecosistema intestinal para cambiar las funciones del cerebro.

“Estas manipulaciones podrían incluir probióticos o prebióticos o simbióticos, una combinación de pro y prebióticos. El término ‘psicobiótica’ fue acuñado para describir cómo este tipo de intervenciones podrían afectar el cerebro “, dicen los autores.

Se han realizado algunos estudios en animales para investigar el uso de psicobióticos. Pero traducir los resultados en humanos, dicen Campbell y Enck, es mucho más complicado. Esta es la razón por la que algunos científicos intentan adoptar un enfoque diferente, investigando la composición de la microbiota en enfermedades relacionadas con el cerebro.

“Si los trastornos neurológicos o psiquiátricos pudieran tratarse con éxito con psicobióticos, tendríamos evidencia de que la microbiota esta relacionada de alguna manera con el trastorno”, dicen. Por ahora, éstos probióticos de “próxima generación” tienen un largo camino por recorrer antes de que puedan usarse para tratar estas enfermedades.

Continuaremos compartiendo los artículos recientemente publicados por Campbell y Enck con nuestros lectores, con el objetivo de proporcionar una mejor comprensión de esta increíble conexión entre el cerebro y el intestino.

Fuente: Gut Microbiota for Health

Cuando estamos enamorados, tenemos mariposas en el estómago o si los nervios realmente nos golpean antes de hacer un examen, podríamos tener diarrea. Nuestro cerebro y nuestro intestino están en contacto constante a medida que experimentamos experiencias en nuestra vida diaria. El intestino, por ejemplo, envía información al cerebro sobre lo que comemos, si tenemos suficientes nutrientes para mantenernos saludables o si el sistema inmunológico está combatiendo cualquier agente patógeno. Y esa comunicación va en ambas direcciones en una carretera directa llamada nervio vago, que conecta el cerebro y el intestino.

Los científicos han estado estudiando este complejo intercambio de mensajes, el llamado eje “cerebro-intestino”, durante más de 30 años. Sin embargo, recientemente, como colaboradora de GutMicrobiotaforHealth.org, la escritora científica Kristina Campbell y la investigadora Paul Enck del Hospital Universitario de Tübingen destacaron en un nuevo artículo en el sitio web Science Trends : “La imagen se ha vuelto cada vez más compleja con la microbiota intestinal”.

El artículo de Campbell y Enck se centra en los llamados psicobióticos. Es la primera de una serie interesante que abarca una investigación clave sobre el eje cerebro-intestino y la microbiota intestinal, y proporciona una excelente manera de descubrir más sobre éste fascinante campo, a través de contenido que es científicamente riguroso y claramente comprensible para el público .

La microbiota intestinal, la enorme comunidad formada por trillones de microorganismos se ha relacionado con diversos órganos y funciones, así como con el desarrollo del cerebro, al menos en ratones, explican Campbell y Enck en “Psicobiótica” la ciencia de cómo las bacterias intestinales pueden afectar al cerebro humano . Es por eso que los científicos están considerando la idea de manipular el ecosistema intestinal para cambiar las funciones del cerebro.

“Estas manipulaciones podrían incluir probióticos o prebióticos o simbióticos, una combinación de pro y prebióticos. El término ‘psicobiótica’ fue acuñado para describir cómo este tipo de intervenciones podrían afectar el cerebro “, dicen los autores.

Se han realizado algunos estudios en animales para investigar el uso de psicobióticos. Pero traducir los resultados en humanos, dicen Campbell y Enck, es mucho más complicado. Esta es la razón por la que algunos científicos intentan adoptar un enfoque diferente, investigando la composición de la microbiota en enfermedades relacionadas con el cerebro.

“Si los trastornos neurológicos o psiquiátricos pudieran tratarse con éxito con psicobióticos, tendríamos evidencia de que la microbiota esta relacionada de alguna manera con el trastorno”, dicen. Por ahora, éstos probióticos de “próxima generación” tienen un largo camino por recorrer antes de que puedan usarse para tratar estas enfermedades.

Continuaremos compartiendo los artículos recientemente publicados por Campbell y Enck con nuestros lectores, con el objetivo de proporcionar una mejor comprensión de esta increíble conexión entre el cerebro y el intestino.

Fuente: Gut Microbiota for Health

Melissa
14/12/2022
Melissa
14/12/2022

Compártelo:

¿Dudas?

Si tienes alguna duda sobre nuestros productos, proceso de elaboración, envíos o cualquier otra cosa, por favor ponte en contacto con nosotros para asistirte.

Si tienes alguna duda sobre nuestros productos, proceso de elaboración, envíos o cualquier otra cosa, por favor ponte en contacto con nosotros para asistirte.

Los vídeos, articulos o recetas de este canal son solo informativos y divulgativos. De ningún modo pretenden sustituir el consejo médico directo. Si tienes o crees tener algún síntoma, signo o enfermedad descripto en estos vídeos, siempre debes consultar a tu médico de referencia. Nada puede sustituir la relación directa médico-paciente

Únete a nuestra lista de correo y no te pierdas nuestras promociones.

Servicio al Cliente:

Únete a nuestra lista de correo y no te pierdas nuestras promociones.

Servicio al Cliente:
Fermented Freedom © 2024
Fermented Freedom © 2024